Ser feliz para vestirse y no vestirse para ser feliz


Quien no se ha preguntado más de una vez, “¿Cómo hay que ir vestido?”, “¿Será muy elegante?”, “¿Cómo irán los demás invitados?”, “tengo que comprarme algo”, “si es en la casa, voy relajada”o simplemente… “no tengo ropa!”…… Y puedo pasarme horas enumerando la cantidad de preguntas y exclamaciones que nos hacemos o nos hemos hecho cuando fuimos invitados a algún evento. 

Llámese boda, cumpleaños, bautismo, reunión con amigos de la infancia, un asado un domingo al mediodía, o cualquier tipo de ocasión que amerite una invitación, hemos sido tocados por el stress del ¿Qué me pongo?

Hoy, lo que me motiva a escribir, no es justamente ponerme a citar “los mejores ítems para estar divina en cualquier ocasión”, sino todo lo contrario. Entiendo que quizás estaría saboteando mi propio trabajo, pero creo todo lo contrario, como asesora de imagen, mi principal función es la de crear una ilusión óptica con el cuerpo del cliente, y como tal, debo encontrar la manera de que se vea fantástico con cualquier prenda acorde a su estilo y cuerpo. 

Claro está que existen cortes, diseños, colores, texturas que pueden favorecernos o por el contrario, crear una imagen negativa de nosotros, pero lo que me atañe hoy, es el deseo de expresar la libertad que debemos sentir a la hora de elegir nuestro vestuario.

A principios de la historia, el hombre se vestía por protección, para cuidarse de las inclemencias del tiempo y porque era una necesidad y nada se parecía a la realidad que vivimos hoy en día, ya cuando nos vestimos, estamos haciendo mucho más que eso

Con el paso del tiempo, la vestimenta se ha ido adaptando a cada momento de la historia, y así como el hombre fue liberado de ciertas esclavitudes en el vestir, paradójicamente estoy en condiciones de decir que también ha sido esclavizado por otros factores socio-culturales a la hora de elegir su ropa.  

Cuando el vestido dejó de ser solo por protección o porque el hombre debió diferenciarse de las demás especies, llegamos al momento en que la nobleza decidió diferenciarse por medio de su ropa, de los demás estratos sociales. De esta forma, fueron ellos quienes crearon esta imagen de diferenciación social y resultaba inalcanzable al resto de la sociedad usar los vestidos a los que ellos accedían. Fue así como comenzó esta diferenciación que hoy podemos observar en la vestimenta de lujo a la cual solo pueden acceder ciertas clases. Lo vemos reflejado en las grandes casas de diseñador del mundo, a la que tienen alcance clases sociales muy altas, y ellos únicamente pueden mostrarse con “libertad” con esas grandes etiquetas dentro de sus prendas. 

¿Por qué digo “libertad”? 

¿Está bueno seguir una marca? Me diferencia, me da la sensación de status, me coloca en otro escalón. Pero realmente, ¿Eso no opaca la personalidad de quien lo usa?, ¿Su esencia?

Así como cierta gente mata por estar vestido de diseñador, porque se le vea la marca, perdiendo total elegancia, y lo único que desea es vestirse “para” o verse bien “para”, o tener ese sentimiento de “pertenecer”, hay quienes lucen lo que tienen ganas en el momento, y… ¿Saben qué? Hoy reflexiono y grito a los cuatro vientos, aplausos para ellos… No solo estas personas tienen un total sentido de su estética y saben que cosa les queda bien, si no que lo más destacable en ellos, es que no se atan a parámetros y son totales paradigmas en el mundo fashion, estas personas se destacan y saben cómo hacerlo, se dejan llevar por sus sentidos y emociones. Smplemente…. No siguen la moda.

Sé que seguramente no estaré diciendo nada raro, pero muchos no se animan a vestirse como quieren, todo el tiempo están cumpliendo protocolos, parámetros y códigos que ni siquiera ellos conocen, ¿Hasta qué punto la moda es absolutista?, ¿Está bien seguir lo que todos siguen?

Aquí me animo a citar frases de la gran Ana Torrejón, directora de la revista Harper s Bazaar Argentina y gran persona por sobre todas cosas, en la infinidad de veces que la he escuchado y la he leído, siempre salen de ella palabras tales como “no existe lo absoluto en la moda”, “debemos incluir” y otras tantas frases que me han hecho reflexionar mil y una vez. (Les dejo su blog el cual es imperdible…. http://blogdeanatorrejon.com/)

Siguiendo con lo nuestro, si bien, yo soy contratada para ayudar a verse bien a una persona, mi consejo final no deja de ser, “sentite cómoda”, “tu mejor asesor, es el espejo”. No nos dejemos llevar por los dictámenes de la sociedad, cada país tiene su cultura, cada pueblo sus costumbres y yo soy partidaria de que si a eso le agregamos el toque personal y no perdemos la esencia, el resultado no puede otro más que ÉXITO!

Por último, ya que no quiero extenderme más, aunque cuando me pongo a escribir no me para nadie, quiero dejarles esta breve reflexión: Respetemos nuestro cuerpo, seamos buenas con nosotras mismas, amémonos por sobre todas las cosas, no sigamos patrones de belleza inexistentes, usemos los colores que nos gustan, seamos felices a la hora de vestirnos, no sigamos la moda y no salgamos a comprar como desaforadas simplemente porque veamos un cartel que dice “Sale”, si seguimos estas simples premisas, estoy en condiciones de garantizarles que vestirse día a día se convertirá en algo fantástico, lúdico y divertido, hagamos de nuestra imagen, el mejor reflejo de nuestro interior, y no permitamos que nuestro interior se opaque por imágenes falsas que no nos representan. 

Aquí les dejo algunas imágenes sobre mujeres que se animaron a más y de algunas campañas que decidieron mostrar una verdadera belleza. 

Ph: Getty
Mujeres de talle real totalmente vestidas con tendencia y colores, todas se ven bellísimas. Como verán, ninguna tiene un vestido negro largo hasta los tobillos, hay que animarse y se obtendrán resultados como estos. 

Ph: Trendencias
Tara Lynn modelo de talle real que protagonizó la tapa de la revista Elle de Francia ya que fue la modelo de la editorial que enseñaba como verse perfecta con talle 48. El resultado fue impactante, pueden observar que es una mujer extremadamente bella. 

Aquí algunas fotos de la producción

Ph: Trendencias


Ph: Trendencias

Ph: Trendencias

Otras de las grandes “reglas” son aquellas que todos compramos tales como: el brillo es solo para la noche, acá les dejo imágenes de mujeres que no solo marcan tendencia, si no que adaptan la moda a ellas y no ellas a la moda

Reitero, siéntanse libres y obtendrán resultados como estos:

Ph: Song of Style
Pantalón de paillette, a plena luz del día


Ph: Atlantic Pacific
No solo combina a la perfección prendas casuales con brillos, si no que de día, ese pantalón con zapatos dorados quedan perfectos

Ph: Atlantic Pacific
Una falda de tul en pleno día

Mujeres reales, protagonistas de la campaña de Dove, con la cual quisieron mostrar al mundo lo feliz y bella que puede ser una mujer sin medidas de pasarela. 

Con estas imágenes no quiero confundirlas respecto de reglas del vestir, simplemente quiero decirles que se diviertan vistiéndose y poniéndose lindas. 

Nos leemos, 

Y gracias por estar, como siempre.


July.-









Entradas populares